Factores de crecimiento plaquetario

¿Qué son los factores de crecimiento?

 El campo de la medicina regenerativa ha experimentado durante los últimos años un importante avance como consecuencia de la búsqueda de nuevos tratamientos orientados a reducir o solucionar el deterioro que sufren los tejidos del cuerpo humano debido al desgaste, envejecimiento o enfermedad.

 Los factores de crecimiento no son más que unas proteínas que se encuentran en el interior de las plaquetas,  unas sustancias que son liberadas por nuestro organismo en ciertas ocasiones fisiológicas, como por ejemplo cuando nos cortamos y se produce una hemorragia.

Las plaquetas son responsables de la coagulación de la sangre y se encuentran entre «los primeros en responder» en cualquier zona lesionada. Al formar un coágulo, detienen el sangrado, tras este paso las plaquetas se activan liberando los factores de crecimiento que ponen en marcha los procesos de reparación tisular. undefined

¿Cuántas clases de factores de crecimiento existen?

Se conocen diferentes tipos de factores de crecimiento en función de las células sobre las que actúan. Entre ellos, destacan el PDGF, que estimula la replicación celular y la proliferación vascular y de los fibroblastos, precursores de la cicatrización tisular; TGF Beta 1, que estimula la proliferación de los mioblastos; ILGf-1, que estimula la reparación muscular; EGF, que estimula la formación de células epiteliales, por lo que interviene en la cicatrización cutánea, etc. Sabemos que los factores de crecimiento son parte fundamental en los procesos de curación natural de nuestro organismo, lo cual significa que un aumento en la concentración de los mismos acelera este proceso natural.

 ¿Qué aplicaciones tienen los factores de crecimiento en traumatología?

 La aplicación de los factores de crecimiento se inició hace un par de décadas, en principio dentro del campo de la cirugía máxilo-facial, extendiéndose más tarde a la traumatología, medicina deportiva, medicina y cirugía estética, cirugía vascular, oftalmología, etc. Nuestra experiencia a nivel deportivo abarca lesiones tendinosas ( roturas del manguito rotador, epicondilitis, tendinitis de Aquiles, rodilla del saltador, roturas tendinosas), lesiones musculares y lesiones ligamentosas. También los aplicamos después de ciertas intervenciones quirúrgicas, como plastias ligamentosas (ligamento cruzado de rodilla), reconstrucciones tendinosas (roturas de tendones del hombro y tendón de Aquiles) reparaciones meniscales y tras cirugías artroscópicas, disminuyendo en cada caso el periodo de recuperación. De igual manera, los factores de crecimiento son útiles en el tratamiento de la artrosis, reduciendo los procesos inflamatorios responsables del dolor.

Además, pueden emplearse para favorecer la consolidación de fracturas y en lesiones cutáneas, como por ejemplo úlceras varicosas. En el campo de la medicina estética se emplean por la capacidad de regeneración cutánea y crecimiento capilar, entre otras.

¿Qué ventajas aporta el tratamiento con factores de crecimiento en comparación con otras terapias utilizadas hasta ahora?

 Son varias las ventajas que se pueden enumerar. En primer lugar, el PRP es un preparado seguro, derivado de la sangre del propio paciente, por lo que no existe riesgo de transmisión de enfermedad y, al no ser un medicamento, no hay peligro de que se produzcan reacciones alérgicas ni efectos secundarios. Por lo que respecta a nuestra experiencia en el deporte, en consonancia con los estudios publicados en revistas científicas de prestigio, los factores de crecimiento muestran en general una disminución del periodo de recuperación tras la lesión, con una reintegración más rápida a la actividad diaria. Además de ser un tratamiento seguro, no se encuentra entre los tratamientos o sustancias prohibidas por la Agencia Mundial Antidopaje.

 En el tratamiento de la artrosis, la mayoría de los pacientes experimentan una mejora significativa del dolor e inflamación, retrasándose el tratamiento definitivo, que generalmente consiste en la sustitución articular protésica. En este grupo de pacientes, que suelen estar poli medicados, los factores de crecimiento disminuyen la necesidad de analgésicos y anti-inflamatorios, evitando los efectos secundarios que presentan, sobre todo a nivel de aparato digestivo, renal, elevación de la tensión arterial, etc. Por otra parte, en comparación con las infiltraciones de corticoides, el PRP no incrementa las cifras de glucemia, un aspecto a tener muy en cuenta en personas diabéticas.

 ¿Cómo se obtienen los factores de crecimiento?

 Una vez determinada la conveniencia de emplear el tratamiento con PRP, el paciente se somete a una extracción sanguínea que puede ir desde los 8 hasta los 16 centímetros cúbicos, volumen similar al de una analítica rutinaria. Es muy importante aplicar una técnica de extracción estéril y depurada, una parte fundamental del procedimiento que, en ocasiones, se infravalora. A continuación, la sangre es centrifugada para separar los diferentes componentes: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plasma rico en plaquetas (PRP). Este proceso  dura entre 5 – 7 minutos, tras lo cual el PRP obtenido es activado añadiendo cloruro cálcico. Entonces, ya está listo para su empleo.

¿Qué valor añadido aporta el sistema RegenLab©?

El método RegenLab© está compuesto por un kit estéril que incluye sistemas de veno-punción y uno o dos tubos de cristal en los que se recolecta la sangre. Estos tubos contienen un filtro de celulosa y citrato, una sustancia que evita que la sangre coagule. Para nosotros, su principal ventaja es que se trata de un sistema cerrado, por lo que no precisa manipulaciones que podrían contaminar la muestra, aparte de ser el más eficiente, ya que proporciona un mayor número de plaquetas por centímetro cúbico de sangre. También es un sistema muy cómodo, por lo que los tratamientos se pueden llevar a cabo tanto en quirófano como a nivel ambulatorio.

¿Qué tipo de paciente puede ser tratado con factores de crecimiento?

 Al ser un producto obtenido de la propia sangre del paciente, los factores de crecimiento son intrínsecamente seguros. El problema principal puede venir ocasionado por una manipulación incorrecta de la sangre, un hecho muy improbable si se utiliza el sistema RegenLab©. Puede aplicarse a personas de edad avanzada y es compatible con otras medicaciones que tome el paciente, como analgésicos, medicamentos para la diabetes, para la hipertensión arterial, para el colesterol, etc.

¿Siente algún dolor o molestia el paciente que se somete a esta terapia?

El proceso, en general, no es doloroso. Tan sólo consta de una punción en el brazo para obtener la sangre y otra punción posterior en el lugar a tratar. Además, si tenemos que infiltrar en áreas potencialmente dolorosas, como el talón en casos de tendinitis de Aquiles o fascitis plantar, utilizamos anestesia local. Tras el tratamiento, el paciente puede hacer vida normal. La recomendación es realizar un mínimo de 3 infiltraciones, separadas entre sí por un margen de entre 3 y 4 semanas.

¿Qué otras medidas terapéuticas son recomendables?

Mientras que la terapia con factores de crecimiento tiene un gran potencial de mejora del dolor, no sería aconsejable acercarse a ella pensando que es una panacea. Lo ideal es incorporarla como parte de un plan de tratamiento completo que tome en cuenta otros factores, modificando el estilo de vida, reducción del sobrepeso,  alimentación saludable, programa de ejercicio adaptado a las circunstancias de cada paciente, suplementación con colágeno, ácido hyalurónico, vitaminas C y D etc..

En cuanto a la alimentación, es recomendable disminuir el consumo de hidratos de carbono, sobre todo de aquellos productos de absorción rápida como azúcar, bebidas carbonatadas, pasta, pan blanco, pasteles, patatas. Limitar el consumo de lácteos y carne, especialmente la procesada como los embutidos, dado que son sustancias pro inflamatorias, e incrementar el consumo de grasas saludables, aceite de oliva, frutos secos crudos, semillas, pescado azul, aguacate,  alimentos ricos en fibra, verduras y legumbres.

A %d blogueros les gusta esto: